Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2013

Kutulu

De cuando Adriano visitó al Durmiente: En el cuerpo hecho con la carne de Madre Tiamat viajé lejos, muy lejos. El sendero profundo fue despojándome las pertenencias, llegué hasta el Durmiente hambriento y agotado. Sin nada para ofrendar salvo mi vida que hube de entregarla, mi preciada vida, con la esperanza de que el Durmiente despierte de su sueño y se apiade de mi alma. Regresar nunca fue una opción, y eso lo supe al llegar allí… ¡oh, que inocente fui! Kutulu nunca vino, en cambio me guío en sus sueños hacia él -hasta que sea su tiempo no puede atravesar el pórtico hacia la realidad. Espero no estar aquí cuando eso suceda, vengará a la Madre con la sangre de los hombres. Cuando Kutulu se eleve nada podrá hacerse y en el mundo humano reinará el horror… muy pocos se darán cuenta de ello. Entré en su sueño con una vaga idea de redención, el muerto encarnado se resistía provocándome todo tipo de dolores mientras atravesaba el largo pasillo hasta sus sueños más profundos. Comprendí que nin…

Tablilla de Agua

Sobre la vez que Adriano atravesó el pórtico hacia el Atalaya de Agua.  A.—Este ego humano, envuelto en fantasmas, ángeles, demonios, reminiscencias propias y ajenas, ternura de saberlos únicos y verdaderos compañeros suyos; a todos ellos miro ahora con desdén. ¡Mostraos! Adriano sabe que estará solo cuando el Rey del Atalaya de Agua opere en él. Se apena sin agitarse al saber que acabado el rito muy pocos podrán comprender su visión: descripciones fáciles de una simpleza escondida hace tiempo tras velos de complejas emociones sin sentido. La atmósfera comienza a cambiar y el plasma astral que contiene al mortal se vuelve tangible, al tiempo que expande infinitamente los muros del templo. Su historia y ancestros de todas las edades hacen presencia bajo formas espectrales, girando en círculos a su alrededor y, en ese instante, llamó Adriano al Rey del Libro del Atalaya del Agua. A.—Revela tu poder. Rey.—Degeneración, regeneración, unificación, atadura, creación y destrucción de cuerpos y e…

Tiamat

De cuando Adriano visitó a la Gran Madre Tiamat: Los Antiguos son los Dioses Olvidados, no tienen más energía que las que les aporta el iniciado. Y la Madre de la Vida vitalizará el cuerpo inmortal del Sacerdote con la Sangre que él le ofrende. Será dado a luz nuevamente, su segundo nacimiento a la forma sutil, que al mismo tiempo es el primer nacimiento a la forma sutil del espíritu que le ha insuflado vida. Nace el cuerpo astral como nosotros, Sacerdotes de la Tradición, realmente lo conocemos, cuerpo de materia estelar alimentado por la sangre mortal. Puente de comunicación directa con su familia espiritual.  Supe pronto, gracias a los dioses, que si no alimentaba a la Gran Madre, ella iba a consumir los nutrientes de mis cuerpos para crear el cuerpo donde mi consciencia y espíritu habitan juntos. Supe pronto que podía calmar su ira antigua con el pan y la miel, pero ello no alcanzaría para suplir su hambre de vida. Dibujé su sello sobre un espejo que desde ese momento consagré mágic…