Ir al contenido principal

Descripción de Aspectos

Conjunción (0º). Es el aspecto que mejor y más fusiona las funciones planetarias. Energéticamente los planetas implicados están integrados, pero no necesariamente integrados a nivel psicológico. Considero a la conjunción el aspecto más importante y a destacar antes que ninguno. Empezar estudiando los aspectos de conjunción es la base para saber pensar el resto de los aspectos astrológicos.

Semisextil (30º). Las funciones se sintetizan mostrándose a través del carácter. Indica rasgos claros de la personalidad. Tiende a manifestarse en el plano concreto. Da habilidades, por lo tanto indica ocupaciones y facilidades. Más semisextiles tiene la persona más transparente se muestra, ya que el semisextil tiende a manifestar los pensamientos y humores a través de la expresión.

Semicuadratura (45º). Inmovilidad, fijaciones mentales, obsesión. Disco rayado mental. Suele ser un indicador de lo que siempre está en la mente. En positivo, la fijación asegura perfeccionamiento. Por ejemplo, Van Gogh tenía este aspecto entre Mercurio (aries) y Neptuno (piscis), indica su obsesión por la pintura. La semicuadratura entre Marte y Venus indica muchas veces obsesión por el ser amado.

Sextil (60º). Este aspecto lleva a las funciones planetarias hacia el plano mental, de ahí que muchas veces tiende a realizar promesas que no se cumplen. Conceptualización. 3 o más Sextiles lleva a la persona a ser muy racional, van a encontrar muchos pensadores con 3 o más sextiles en su carta.

Cuadratura (90º). Foco de conflicto, las funciones se inhiben y se molestan entre sí. Tensión. Indecisiones y escisiones profundas. Conflictos internos (mientras que la oposición revela conflictos con lo externo).

Trígono (120º). Armonía entre las funciones. Integración natural. No debemos fiarnos demasiado del trígono, ya que en demasía puede convertirse en el peor aspecto, ya que tiende a hacer de la persona algo quedada. La integración natural nunca es tan potente como lo es la que es lograda por el trabajo consigo mismo. Los efectos de la integración de una cuadratura son muchísimos más beneficiosos que los de un trígono. Son portadores de tranquilidad y fluidez para la vida.

Sesquicuadratura (135º). Aquí sucede lo contrario que en el Quincuncio. Las funciones se esclavizan una a la otra. Para que una sea tiene que estar presente la otra. Y esto se da, las más de las veces, de una forma conflictiva. Por ejemplo, en el caso de Sol Sesquicuadratura Luna, es posible que estableciendo la persona compromisos afectivos, se mueva como si estos no existieran, cosa que lo lleva a conflictos obvios con sus afectos (en este caso la identificación es con el sol y la luna un obstáculo, como un quiste con el cual convivir). El caso inverso sería que los afectos se muevan como si el nativo no existiera, mientras él persiste en lograr la atención que se merece (en este caso la identificación es con la luna, con mantener el compromiso, y el sol un obstáculo, el desinterés e individualismo con lo que se tiene que convivir)

Quincuncio (150º). Varios astrólogos, entre ellos Tito Macia, coinciden en que en este aspecto sucede lo siguiente: cada una de las dos funciones planetarias implicadas se manifiesta armónicamente en la medida de que la otra es “sacrificada” o negada. Ambas funciones se resisten a convivir a la vez. Un ejemplo fácil y concreto se puede mencionar cuando el sol y la luna están en quincuncio: existe la sensación muy profunda de que en situaciones familiares o de compromiso yo no soy, o no puedo ser quien quiero ser (el sol se sacrifica por la luna). O a la inversa, pasa de que yo soy una persona individual e independiente, en la medida de que puedo romper con esquemas familiares y compromisos con instituciones (la luna se sacrifica por el sol). Un caso de la última posibilidad es Krishnamurtti, indagando en su vida vemos claramente este caso.

Oposición (180º). Indica un conflicto entre planetas, donde uno de ellos será vivido como oposición a través del entorno. Este aspecto nos incita a congeniar, a equilibrar y saber movernos en situaciones de conflicto y antagonismo. Nos identificamos con uno de estos planetas de una forma tal que es negado el otro planeta, y es de esta forma que se torna u aspecto en principio conflictivo.

Entradas más populares de este blog

El Libro de los 50 Nombres de Marduk

Este trabajo y ampliación de los Nombres de Marduk, ha sido desarrollado por el Grupo Zinia y el viejo Clan Asaru de Pappers in the Attic.
1. Marduk El Señor de Señores, Amo de Magos. Sólo debe invocarse su nombre cuando ningún otro sirva, y bajo una terrible responsabilidad. La Palabra de Su Llamada es DUGGA.


El Iniciado no obedece la Ley, es la Ley, y es el único responsable de si mismo. 
2. Marukka, Maruduk o Marutush Conoce todas las cosas desde el comienzo del Mundo. Conoce todos los secretos, ya sean divinos o humanos, y es muy difícil de invocar. El Sacerdote no ha de llamarlo a menos que esté limpio de corazón y de espíritu, ya que este Espíritu conocerá sus pensamientos más recónditos.
Cuando se desea conocer algo que es secreto. Su forma astral es la de una fiera, mezcla de lobo, oso y toro, su poder de refinamiento existe en sus entrañas, y se purifica a así mismo por medio de su transpiración… breas que corren por su cuerpo hasta filtrarse en la tierra donde se yergue. Existe en…

Venus en Escorpio, o lo complejo de la completud

Bajar a los infiernos y encontrarnos con la sombra de la suma de todas nuestras decisiones resueltas en una identidad ante la cual nos vemos fatalmente atraídos. Dos fuerzas contrarias pero no opuestas pujan por anularse. En ello reside el secreto del poder. Un sólo riesgo se presenta en este viaje: la anulación de una fuerza por la otra. Una representará lo destructivo y la otra la autonomía, sostener la paradoja de que ninguna puede sobreponerse por la otra es el aprendizaje de este recorrido.

Con Venus en Escorpio se emprende el viaje hacia la posibilidad de contener ambas fuerzas sin con ello desintegrar el centro del yo que sólo puede ser unidireccional respecto a esto. Por eso deberá el yo volverse muchísimo más complejo y paradójico.

En el artículo de Luna en Escorpio hablamos de que el deseo es siempre compartido, y la responsabilidad recae sobre quién desea y quien es deseado, y siempre en una relación cada uno toma una posición clara, a veces por turnos pero siempre uno enca…