Ir al contenido principal

Los Elementos de la Astrología no son las Funciones Junguianas

Los elementos de la astrología moderna no tienen en absoluto nada que ver con los elementos astrológicos. En la edad media se vinculó los elementos de la astrología con nociones clásicas de los elementos (de otros elementos), y la astrología contemporánea psicologizada insiste en relacionarlos con los tipos psicológicos junguianos. Es impresionante como un mismo nombre para conceptos totalmente diferentes hace que un concepto se coma al otro gobernando sobre la palabra (un significado desconocido hace que se adose a un significante cuyo significado es harto conocido por la época -interesante demostración de pensamiento anestesiado), y luego gobernando sobre todo aquel que use esa palabra. 

En las bases de la astrología los elementos son momentos de la relación inexorable entre energía y materia, este punto de la astrología describe esta relación de una forma muy completa. No entiendo en que mente cabe relacionar una ciencia de más de 5.000 años (si no más) con una de menos de 200 años, siendo la última quien explica la primera, y siendo la última ciencia únicamente de la psiquis. Es verdad que la astrología advierte un cosmos, un orden viviente dentro del cual cada elemento forma un eslabón necesario para el todo, pero de ahí a circunscribir este cosmos al cosmos psíquico (que vale decir que está muy lejos de ser un cosmos) es un grave error. Entiendo que muchos psicólogos estén abiertos al tema astrológico y entiendo que muchos astrólogos sigan creyendo que el mapa natal es una muy buena descripción de impulsos y tendencias personales. Pero fundamentar sus elementos tan antiguos con conceptos modernos es un terrible anacronismo. Otros astrólogos intentan desmitificar la astrología como si el pensamiento antiguo fuera un mito, o un burdo arquetipo del cuál toda sociedad “primitiva” estaba poseída. También es harto visto el esfuerzo de ciertos astrólogos por desvincularla de la psicología fundamentando las bases de la astrología en un único libro y en los conceptos new age de “redes”, “entramado”, “energía”, “matriz”, desembocando en “formidable herramienta para el auto-conocimiento”. Describen movimientos de lo que llaman “energía” y al interior de esos movimientos se le infunden elementos como madre, padre, hermanos, hijos, femenino, masculino, desembocando de forma inevitable en una psicología simbólica descriptiva del sí mismo. Luego decimos que el sí-mismo no puede ser abarcado por la conciencia en su totalidad, y despachamos el resto, “lo que no cuaja”, al futuro, pero como la astrología predictiva perdió prensa, decimos “destino”. 
El astrólogo hoy domina montones de etiquetas, y con ello, arma su sistema y lo vende. Etiquetas tomadas todas de la psicología más moderna, pero no se comparan con los psicólogos ya que van más profundo, van a lo energético: a la relación Energía – Forma. El 90% de los libros de astrología de todas las librerías nos presentan un sistema antiquísimo que parece haber estado vacío de sentido hasta que pudo llenársele con elementos de las psicologías post-freudianas. No pretendo limpiar la astrología de estos elementos, tampoco podría si quisiera, pero sí advertir y demostrar que lo astrológico no puede fundamentarse con nociones modernas. La astrología puede ser una estructura de tensiones vacía de sentido, de la cual se puede sacar muchísimo provecho, de la misma forma que puede utilizarse una katana para cortar leña. Pero advirtamos que ni la katana fue hecha para cortar leña, ni la astrología para llenarla de conceptos personales y psicológicos. En todo caso puede adosarse un uso adicional a la katana y cortar leña, pero de ahí a decir que la katana es una herramienta más para cortar leña como la astrología para el “auto-conocimiento” es un exceso.



De «El Libro Azul».

Comentarios

  1. muy correcto y acertado. Gracias a la ignorancia de la psicoastrología actual es que nuestra increible disciplina fue perdiendo su real significado. Como si la astrologia no tuviera su propio lenguaje, resulta que ahora sólo es válida si puedo equipararla con la psicología, sea jungiana o freudiana.Y despreciando sus más antiguos usos, como la prediccion, la electiva y la horaria. Eso ya no se estudia en la mayoria de las escuelas de astrología, sin contar temas más técnicos y básicos como dignidades,y demás de una lista interminable, que la tradicion nos ha legado y solo algunos lo aprovechamos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El Libro de los 50 Nombres de Marduk

Este trabajo y ampliación de los Nombres de Marduk, ha sido desarrollado por el Grupo Zinia y el viejo Clan Asaru de Pappers in the Attic.
1. Marduk El Señor de Señores, Amo de Magos. Sólo debe invocarse su nombre cuando ningún otro sirva, y bajo una terrible responsabilidad. La Palabra de Su Llamada es DUGGA.


El Iniciado no obedece la Ley, es la Ley, y es el único responsable de si mismo. 
2. Marukka, Maruduk o Marutush Conoce todas las cosas desde el comienzo del Mundo. Conoce todos los secretos, ya sean divinos o humanos, y es muy difícil de invocar. El Sacerdote no ha de llamarlo a menos que esté limpio de corazón y de espíritu, ya que este Espíritu conocerá sus pensamientos más recónditos.
Cuando se desea conocer algo que es secreto. Su forma astral es la de una fiera, mezcla de lobo, oso y toro, su poder de refinamiento existe en sus entrañas, y se purifica a así mismo por medio de su transpiración… breas que corren por su cuerpo hasta filtrarse en la tierra donde se yergue. Existe en…

Venus en Escorpio, o lo complejo de la completud

Bajar a los infiernos y encontrarnos con la sombra de la suma de todas nuestras decisiones resueltas en una identidad ante la cual nos vemos fatalmente atraídos. Dos fuerzas contrarias pero no opuestas pujan por anularse. En ello reside el secreto del poder. Un sólo riesgo se presenta en este viaje: la anulación de una fuerza por la otra. Una representará lo destructivo y la otra la autonomía, sostener la paradoja de que ninguna puede sobreponerse por la otra es el aprendizaje de este recorrido.

Con Venus en Escorpio se emprende el viaje hacia la posibilidad de contener ambas fuerzas sin con ello desintegrar el centro del yo que sólo puede ser unidireccional respecto a esto. Por eso deberá el yo volverse muchísimo más complejo y paradójico.

En el artículo de Luna en Escorpio hablamos de que el deseo es siempre compartido, y la responsabilidad recae sobre quién desea y quien es deseado, y siempre en una relación cada uno toma una posición clara, a veces por turnos pero siempre uno enca…